Visita la página principal de Mundo de Perros para recibir más información.

Sarna en perros

En el artículo de hoy toca hablar sobre la sarna en perros. La sarna es una de las enfermedades en la piel más comunes en los perros y en los gatos, y puede afectar a zonas localizadas del cuerpo de nuestra mascota o puede afectar también a los oídos. Los parásitos que provocan esta sarna son los ácaros, estos se clasifican en función de la zona del cuerpo afectada y de la especie a la que pertenezca.

Si a tu perro le han diagnosticado la enfermedad de la sarna y te gustaría saber algunos remedios naturales para  ayudar a el tratamiento médico y acelerar el proceso de curación de la sarna en nuestro perro, sigue leyendo este artículo y descubre cómo puedes tratar la sarna en perros.

La sarna en los perros

¿Que es la sarna?

La sarna en los perros es una enfermedad inflamatoria que ataca a nuestros perros. Este tipo de mascotas suelen ser portadores de ácaros en muy pequeñas cantidades y el sistema inmunitario es suficiente para mantenerlos controlados. La sarna es provocada por el exceso de varios tipos de ácaros que infectan a nuestro perro y anidan entre la piel y el pelaje, provocando a nuestro perro lesiones cutáneas que pueden acabar con la pérdida del pelo, con deficiencias en el sistema inmunitario e incluso con enfermedades genéticas.

La sarna en los perros

Existen varios tipos de ácaros, dependiendo cuál de ellos es el que causa la enfermedad de nuestro perro, la sarna puede ser o no ser contagiosa. Una detección precoz de la sarna en perros puede facilitar bastante la curación de tu mascota por eso, desde nuestro blog te contamos cómo saber si tu perro tiene esta enfermedad.

La sarna sarcóptica, a diferencia de la sarna demodéctica, es muy contagiosa y puede fácilmente ser transferible a otros animales. Los ácaros incluso pueden contagiar a humanos pero no logran sobrevivir demasiado tiempo en nuestro organismo. La sarna canina está causada por la infección de una clase específica de ácaro que normalmente ataca a los perros y se extiende muy rápidamente por la piel provocando heridas muy graves y costras por todo el cuerpo de nuestro. Los primeros síntomas de la sarna sarcóptica aparecen en los codos y las orejas.

Tratamiento para la sarna en perros

El tratamientos más común para combatir la sarna es bañar a nuestro perro con un jabón especial que nos receta el veterinario. Los jabones que aconsejan los veterinarios son aquellos con ph neutro, con propiedades antisépticas y con propiedades antibacterianas, sin aromatizantes ni ningunos componentes tóxicos para ellos.

Sarna en perros sintomas

Si no tienes el jabón que te mandó el veterinario, un buen remedio para combatir la sarna es bañar a nuestro perro con un jabón con características similares, como puede ser el jabón blanco.

No utilices ningún cepillo para bañarlo, simplemente moja al perro con agua tibia y frota el jabón suavemente por las zonas más afectadas de la sarna. Cuando el perro esté totalmente enjabonado déjalo algunos minutos para que el jabón actúe. Debes de bañar a tu perro una vez a la semana hasta que esté totalmente curado. Cuando lo vayas a secarlo hazlo con una toalla que este limpia y con mucho cuidado. Es muy recomendable que uses guantes de látex cuando lo bañes. Hace algunas semanas en Mundodeperros.es escribimos un artículo acerca de como bañar a tu perro, puedes leerlo aquí.

Sarna en perros

Remedios caseros contra la sarna

Otra manera que tienes de combatir la sarna en perros con algunos remedios caseros es mediante aceites vegetales que nos pueden ayudar a eliminar los ácaros que provocan esta enfermedad. Recuerda siempre que el aguacate es un alimento tóxico para perros, de manera que descartes esta opción, lo más recomendable es utilizar algún aceite de oliva.

Aplica algunas gotas de aceite de oliva en las zonas afectadas por la sarna para debilitar los nidos de los ácaros. De esta manera, además, hidrataremos la piel reseca por la infección.

Perros Que No Sueltan Pelo
Pastor Vasco
Bodeguero Ratonero Andaluz
Perros Que No Crecen