Cuanto pasear al perro en invierno

En este artículo vamos a hablar sobre un tema que debido a la época en la que estamos está de más actualidad que si lo tocamos en épocas estivales, nos referimos al hecho de pasear al perro en invierno. Todos sabemos la importancia que tiene para el animal pasear, si bien nosotros lo podemos ver como una tarea que nos quita tiempo y nos hace pasar frío o calor, nos hace parar lo que estábamos haciendo, etc., para nuestro animal es uno de los mejores momentos del día, donde saben que pueden hacer sus necesidades, donde les toca el aire fresco, donde se relacionan con otros animales y personas y en definitiva, un momento divertido y de relajación y que le permite salir de las 4 paredes entre las que se encuentra la mayor parte del tiempo mientras trabajamos. No obstante con la llegada del invierno nos puede surgir una duda muy común y es ¿debo sacar tanto a pasear al perro con este frío? Veamos que responder a ello.

Las bajas temperaturas y los perros

Obviamente sabemos que en invierno las temperaturas cuando bajan mucho incluso los animales son conscientes de ello al igual que cuando llueve y hay charcos en el suelo muchos hacen por evitarlos como si fuera la peste, pues bien con el frío ocurre algo similar pero con una diferencia, entre el frío y el paseo suele ganar siempre las ganas de salir a la calle.

Hemos de tener en cuenta en primer lugar que los animales cuenta no sólo con la capa de la piel que les protege del frío, sino que también lo hace su pelaje, que en esta ocasión será más o menos protector según la raza de la que hablemos, obviamente un San Bernardo por su genética y constitución está preparado para soportar mucho mejor el frío de lo que lo haría por ejemplo un Pincher que no está acostumbrado, por historia, a esos contextos y que por tanto su cuerpo no se ha preparado para ello.

Pasear más, menos o igual en invierno

La respuesta pues a si hemos de pasear a nuestro perro en invierno es clara, sí lo hemos de hacer. Ahora vendrá la duda de si lo haremos de igual modo (en cuanto a ocasiones y duración) de lo que lo haríamos en otras épocas. De nuevo la repuesta será afirmativa, no obstante podemos tener algunas consideraciones para ello.

Sabiendo la importancia que tiene para nuestro animal el paseo, privarle de ello se debe limitar únicamente a situaciones realmente complejas como la nieve o las tormentas, para el frío lo que si deberemos saber es como de resistente a las bajas temperaturas es nuestro perro, para ello podremos ayudarnos de una consulta a nuestro veterinario en base a su raza y en base a ello podremos:

Si nuestra raza es resistente al frío podremos saber que el paseo no se ha de ver alternado en ningún sentido, incluyendo la duración lo cual será una buena noticia.

Si la raza de nuestro perro no está acostumbrada a las temperaturas del momento, deberemos añadirle protección como puede ser chaquetas y / o jerséis específicos para este tipo de animales que le permitirán mantener su temperatura corporal incluso a bajas temperaturas.

Viajando en coche con perros

Los animales son unos auténticos acompañantes de la vida de cualquier persona, pueden hacer compañía cuando nadie más lo hace y es por ello que para muchas personas son indispensables en su día a día, tanto en así que en ocasiones nos toca viajar a algún lugar ya sea lejano o cercano y queremos que nos acompañen, aquí se inicia el tema de hoy, los perros y los viajes en coche, como gestionarlo.

Cuando hablamos de viajes con coche y con perros en el interior, lo cierto es que la legislación es algo inconcreta respecto a las situaciones concretas que suponen un delito o acto “digno de ser multado” tanto es así que se habla a modo genérico de situaciones en las que el animal impida la normal actividad de conducción del conductor por motivos como los despistes o que simplemente el animal se encuentre por medio de las zonas utilizadas para conducir como puede ser el cambio de marchas, el freno de mano, los pedales, etc. Es por tanto una situación muy extensa pero que da lugar a potenciales situaciones que aún y estando dentro de la ley provocarían riesgo para el conductor y el propio animal.

El transportin el mejor amigo del coche

La forma más correcta para llevar a un perro durante un trayecto en coche sería mediante el uso de los llamados transportines, productos creados específicamente con el objetivo de trasladar perros (u otros animales) sin que supongan un riesgo para el trayecto ni para quienes lo hacen. Este tipo de transportines pueden suponer para algunos propietarios una limitación del espacio del animal y algo, que ya os avanzamos, de primeras no le gusta al perro, pero lo cierto es que con el paso del tiempo se acostumbra a su uso y hemos de pensar más allá de su satisfacción y velar por la seguridad de todos. Este tipo de productos que podemos encontrar desde 20€ en superficies especializadas y también online serán sin duda la mejor opción para ir en nuestro coche con nuestro animal o animales.

Los cinturones para perros

Otra excelente opción y muy popular es la de los llamados cinturones para perros o arneses para perros. Son como su propio nombre indica cinturones encargados de sujetar al perro al asiento por tal de: por un lado se pueda mover libremente por el coche con los potenciales peligros que esta acción conllevaría para el conductor, el animal y los demás conductores, y por otro para en caso de accidente tal y como ocurre con los cinturones convencionales, el animal no salga directo hacia el cristal. Este tipo de productos suelen ser bastante más baratos que los transportines, y se pueden encontrar por internet por precios que parten desde los 5€. Recordemos siempre que en productos de seguridad, los sellos de calidad son un elemento esencial y que nos permitirán conocer si realmente estamos seguros nosotros y nuestro animal.

Por último indicar que junto a este producto se suele utilizar un protector para asientos, ya que es común que al principio los animales no estén muy cómodos en esta situación.

Dudas frecuentes sobre perros pequeños

En este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz sobre algunas de las preguntas más recurrentes que nos hemos encontrado en los últimos tiempos relacionadas con perros, concretamente con cachorros y es que cuando uno adquiere por primera vez uno de estos pequeños animales es muy común que surjan una gran cantidad de dudas, y es que, salvando las distancias, a su modo es como ser padres primerizos, obviamente con las abismales diferencias entre una situación y otra pero que causan una sensación similar de dudas continuas en quien va a tener al perro en casa.

Dudas sobre la comida de perro

Una de las primeras cosas que vamos a hacer cuando compramos un perro, incluso en el mismo momento en que lo hacemos es comprarle su comida, y aquí ya surge la primera de las dudas al encontrarnos con más de 10 marcas en una misma tienda de las cuales solo nos sonarán 3 o 4 por anuncios de la televisión y pegatinas en la propia tienda. Si bien es cierto que aquí en muchas ocasiones el precio es un indicador de calidad, también lo es que no siempre. Royal Canin es una de las marcas más populares del mercado y ciertamente su calidad les avala, no obstante alternativas como Fidelity también son muy interesantes, eso sí, siempre adecuado al peso y tamaño de nuestro perro.

Comportamientos extraños del perro

Una de las situaciones que más sorprende de un cachorro, aunque bien es cierto que no todos lo hacen, es cuando vemos que tras realizar sus necesidades este las vuelve a ingerir. Es una situación obviamente muy poco agradable y que puede causar gran desconcierto en el propietario o propietaria. Hemos de saber que los excrementos incluyen olores de las comidas que hayan tomado los animales y que estos al olerlas es posible que vuelvan a comerlas al desconocer que no deben hacerlo. Este comportamiento obviamente se ha de rectificar, pero podemos estar tranquilos ya que incluso por ellos mismos tras cierto tiempo dejan de realizar tan peculiar comportamiento.

Llorar en exceso

Es muy común que nuestro pequeño cachorro llore en diferentes ocasiones, comúnmente lo hacen cuando los dejamos solos o cuando tienen hambre. Si bien en el primer caso suele ser miedo hemos de tener claro que es un miedo que han de aprender a pasar, este llanto por separación se ha de ir moderando hasta no ser ningún tipo de situación traumática para él. Respecto al caso del hambre también se irá quitando sin mayor problema, eso sí, para ello deberemos ir inculcándole las rutinas de comida y ello es cuestión de constancia y por supuesto trabajo nuestro, cuando sepa que se come en ciertos momentos y que no le vamos a ir dando comida cada vez que la pida, aprenderá que llorar no es una tarea para nada fructífera para sus objetivos de saciar el apetito.

Como decíamos al principio es muy común que aparezcan muchas dudas y estas son solo algunas de las más recurrentes, no obstante todo ello forma parte de ir conociendo a nuestro animal y viceversa y para dudas más importantes siempre estará nuestro veterinario que nos aportará la información que precisemos y además 100% fiable de ahí la importancia de elegir correctamente a un buen profesional.

¿Cómo puedo saber si estoy educando bien a mi perro?

En este artículo vamos a tratar un tema que muchos de vosotros habréis tenido en mente en más de una ocasión, y es que como saber si estamos educando a nuestro perro de una forma correcta. Comúnmente estas dudas surgen ante una situación indeseada o ante una comparativa de comportamiento de nuestro animal frente al de otros que conocemos o que simplemente observamos por la calle, pues bien vamos a ver a continuación algunos modos de comprobarlo y de este modo quedarnos tranquilos sabiendo que hemos hecho un buen trabajo o por lo contrario detectando que algo no lo hemos realizado 100% como se debiera e intentando poner foco sobre ello con la intención de mejorarlo de inmediato.

dog welcome home

La importancia de una buena educación en un perro

Si bien en cierto que en este artículo nos enfocamos solo en los perros, también lo es que cualquier animal de compañía ha de tener una educación correcta ya que al fin y al cabo acaban conviviendo con personas en un ambiente como es una casa o piso y que se ha de relacionar con vecinos, familiares, niños, etc., de modo que se le ha de inculcar ciertos hábitos que le permitan conocer mejor todo ello, saber que se espera de su comportamiento y de este modo no sólo facilitarle la vida a los dueños, sino también al propio animal que teniendo más claro que puede y que no debe hacer reducirá su ansiedad en caso de llamadas de atención futuras por motivos que desconoce.

¿Es el comportamiento de mi perro normal?

Esta suele ser una de las preguntas que inician todo el proceso y es que la correcta educación de un animal en ocasiones pasa desapercibida y únicamente nos fijamos en aspectos más anecdóticos como si es capaz de no ensuciarse al salir de paseo, si no ladra a todo lo que se cruza, etc., no obstante hay que fijarse en aspectos aún más cotidianos como pueden ser:

  • Reclama comida cuando están las persona en casa, por ejemplo ladrando sin parar o rascando en las piernas de los invitados para pedir comida
  • Si lo dejamos sólo o sola por la mañana en casa y nos vamos a trabajar responde con aruñados en las puertas y ladridos durante un buen rato
  • No es capaz de comprender las rutinas de paseo y de donde hacer sus necesidades aunque ya tiene más de 1 año
  • No responde a las órdenes que le damos cuando estamos en la calle de paseo, como puede ser que vuelva, que esté quieto, etc

Todos estos aspectos son detonantes de que algo no marcha bien en la educación de nuestro animal y que por tanto hay rutinas básicas en las cuales vamos a tener que trabajar.

Como conseguir mejorar la educación de nuestro perro

Para conseguir mejorar todas estas situaciones indeseadas lo que deberemos hacer será ir una por un. La mayoría de estas son cuestión de modificar rutinas de modo que basaremos toda nuestra actividad en la acción reacción.

Cada vez que nuestro animal haga lo que no esperamos que haga le advertiremos, le enseñaremos que esperábamos de él y así hasta que por primera vez lo haga bien (pueden pasar varios días), será este el momento de recompensarle con comida. Pasados unos días en los que vemos que está la rutina aprendida, pasaremos al siguiente problema de educación.

¿Cómo conseguir reducir la ansiedad de nuestro perro?

Cuando pensamos en los posibles problemas que pueden suponer tener un perro en nuestro hogar o incluso cuando lo hablamos con personas que ya tienen este tipo de animales en casa, una de las quejas o situaciones que más comentan sería aquella en que al quedarse sólos en casa pueden llegar a realizar destrozos varios debido a la ansiedad que les provoca estar sin nadie, esto ocurre principalmente en los primeros meses de llegar a un hogar nuevo, cuando tienen una dependencia bastante importante de sus dueños o cuando han pasado mucho tiempo acompañados y de golpe les cambiamos la rutina pasando de estar con gente a pasar unas ciertas horas al día totalmente solos y encerrados. En este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz sobre este tema y sobre como podemos hacer para evitar que nuestro perro haga un auténtico drama cada vez que nos vayamos al trabajo y lo dejemos solo.

¿Por que los perros se ponen nervioso cuando están solos?

Si bien es cierto que no todos los perros sufren de igual modo la separación con sus dueños, también lo es que un gran número de ejemplares si lleva bastante mal este tipo de distanciamiento. Los motivos que pueden llevar a un perro a realizar acciones agresivas al quedarse sólos pueden ser varias, pero son especialmente repetidas las siguientes:

El exceso de energía, por ejemplo cuando un animal lleva tiempo sin salir a pasear y tiene energía de sobras como para necesitar pasear se puede llegar a controlar la misma si tiene a su dueño delante y está a la espectativa de si va a salir o no, cuando ve que es el dueño o dueña quien se va a la calle pero no con ella le inicia un proceso de ansiedad que le hace volcar toda esa energía de una manera más “destructiva” si bien no intencionada en muchas ocasiones.

Por otro lado también puede tener, sobre todo en los mas cachorros, miedo a la soledad. En estos casos sus rabietas o comportamiento en general es debido a una situación de miedo que le hace querer llamar la atención de su propietario.

¿Que hacer si mi perro rompe cosas cuando se queda solo?

Si tu perro es igual a los citados en este artículo, lo más probable es que te encuentren inmerso en una búsqueda de potenciales soluciones veamos algunas de las que han resultado ser las más eficientes al menos para la mayoría de personas.

En primer lugar hemos de ver si se trata a un exceso de energía y ganas de salir a pasear, es por ello que recomendamos pasear aunque sean unos escasos 10 minutos a nuestro perro antes de dejarlo sólo, de este modo ya habrá realizado sus necesidades y habrá quemado algo de energía con lo cual tras llegar de nuevo a casa posiblemente acabará por comer, beber y dormir antes que seguir de guerra otro rato.

Separarnos cada vez más tiempo

Otra opción es la de la separación progresiva, una técnica mucho más duradera que se basa en ir aumentando los periodos de soledad del perro para que no se vea completamente solo durante horas cuando antes no lo estaba y además de ir incrementando estos periodos, también hay que intentar que sigan una rutina, es decir que la hora en que nos vamos siempre sea la misma (después de desayunar, después de pasear, etc), de este modo él mismo se irá haciendo a la idea y la separación será menos brusca para él.

Eligiendo donde comprar a nuestro perro

Cuando alguien se está planteando adquirir un animal de compañía, en el caso que nos trata, un perro, ha de ser muy consciente de todo lo que ello conlleva, no sólo es un tema de gasto económico, no todo va a ser una inversión en tiempo en sacarlo a pasear de vez en cuando, hay que tener presente que requiere muchos mas cuidados que todo ello, y estamos seguros que si alguien de vosotros ya tiene uno sabrá de lo que hablamos. Pues bien en este artículo vamos a hablar de un tema que si bien en principio puede parecer no tener en exceso relación con lo que acabamos de decir, si guarda correlacción, nos referímos al momento de adquirir nuestro perro y el lugar que elegimos para hacerlo.

En la actualidad existen una gran variedad de centros donde podemos adquirir perros, si bien es cierto que como ya hemos comentado en alguna otra ocasión, bajo nuestro punto de vista este siempre debería ser el paso posterior a haber intentado conseguir uno de adopción que será sin duda los que mas lo necesitan. Pues bien, cuando estamos en ese proceso de búsqueda de la mejor tienda donde comprarlo, es muy común confundir el termino mejor tienda la de cachorros más baratos, y ello es en la mayoría de casos todo menos acertado.tienda_animales

Existen varios tipos de tiendas de animales, desde las especializadas en la venta de perros e incluso de razas concretas, los criaderos de perros homologados con licencias en orden, las tiendas multi mascota con posibilidad de adquirir no sólo perros sino también otro tipo de animales (estas son las más comunes) y por último existen otra serie de tiendas al margen de la legislación vigente donde ofrecen cachorros que provienen de criaderos no oficiales y que ofrecen sus animales por internet, apps, etc. En este caso hemos de dejar muy claro que comprar un animal en este tipo de centros no sólo está beneficiando a una persona que actua al margen de la ley, sino que también está haciendo que podamos acabar adquiriendo un animal que no ha tenido los cuidados que precisaba, que no se le ha revisado correctamente a nivel de salud, y todo ello en ocasiones finaliza con animales que fallecen por muerte súbida o enfermedad a los pocos meses.

Es por ello que bajo nuestro punto de vista y como recomendación el proceso de busqueda de tienda debería ser al margen de si decidimos adoptar, pero en caso contrario, tiendas siempre físicas con a ser posible recorrido de años en el sector, con sellos de confianza y que siempre nos aporten junto al animal su cartilla de salud y nos aporte información sobre su ascendencia, todo ello nos permitirá saber que estamos adquiriendo un animal que ha sido tratado correctamente lo cual nos ayudará a estar más tranquilos en esos primeros días de relación con nuestro nuevo mejor amigo/a.

Ventajas de pasear al perro por el campo

Son muchas las personas que diariamente pasean a sus perros ya sea a las horas más populares de la mañana, medio día y tarde como a otras más particulares en base a su disponibilidad horaria, no obstante la mayoría de esas personas tienen una cosa en común, pasean a sus perros cerca de su casa y comúnmente y relacionado con este punto, en entornos urbanos, en ciudades donde encuentran zonas algo más tranquilas donde hay menos tránsito, menos transeuntes, donde por ejemplo, hay zonas verdes o carriles bici, etc., no obstante en este artículo vamos a hablar de otro contexto donde poder pasear nuestro perros, así como de las ventajas y beneficios que este entorno tiene y aporta a nuestro perro, nos referimos al campo.

El campo se puede entender de muchas maneras, y lo cierto es que es común que los propietarios de determinadas razas de perros, especialmente las más pequeñas y consideradas en cierto modo domésticas, no le tengan especial aprecio a estos lugares al menos en cuanto a lugar para llevar a sus mascotas se refiere, no obstante hay que tener presente que cuando vamos a pasear a nuestro animal no lo hacemos por nosotros y para nosotros, lo hacemos para él y para su bienestar y ocio, es por ello que recomendamos valorar cuanto menos esta opción que como veremos aportará mucho a la mascota.perro_campo

Hay que tener presente que el campo es un lugar abierto donde el perro puede correr con total libertad, donde puede ir tranquilo sin tener que preocuparse por carreteras y coches, donde es muy posible que ni tan si quiera encuentre a otras personas o perros y que además le permite respirar aire fresco y libre de contaminación. En estos contextos, prácticamente con independencia de la raza, nuestro perro se divertirá y empezará a soltar toda esa adrenalina que durante un día encerrado/a en casa pueden llegar a acumular.

Al margen de lo anteriormente descrito, el hecho de que nuestro animal corra y se divierta por un ambiente con el natural que se encuentra en el campo o bosque es que a su vez está fortaleciendose tanto en cuanto a defensas se refiere como a muscularmente, todo ello al tratarte de lugares como ambientes en ocasiones fríos en invierno, con humedad, con subidas, bajadas, etc., acaba haciendo que nuestro perro esté, sin saberlo, trabajando su salud lo cual repercutirá positivamente en un futuro en cuanto a su calidad de vida y logevidad.

En definitiva, consideramos que tanto el bosque como el campo es un lugar perfecto para pasear a nuestras mascotas independientemente de la raza y del tamaño que sea y es que cuando se trata de divertirse y sentirse libres cualquier perro desea lo mismo, espacio para correr y jugar.